cr.pets-trick.com
Información

Enfermedad del saco anal en perros

Enfermedad del saco anal en perros


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Enfermedad del saco anal en perros

Los perros son muy susceptibles a la enfermedad del saco anal (TEA) y son una especie común que se ve afectada. Es muy importante que el dueño de un perro se asegure de que se someta a controles veterinarios regulares. En los perros, los sacos anales, también conocidos como glándulas anales, se encuentran en el interior de las nalgas cerca del ano. Hay dos sacos anales para cada perro. Están ubicados entre los músculos del ano y la base de la cola. Aquí es donde recogen los desechos que se producen en el recto.

La enfermedad del saco anal es similar a lo que los humanos llaman hemorroides y es causada por un problema con las glándulas que producen los sacos anales. Si bien los perros pueden sufrir hemorroides, la enfermedad del saco anal en perros no se puede encontrar en humanos. Esta enfermedad se presenta en perros machos y hembras de todas las razas y edades, y se observa con mayor frecuencia en razas grandes como los mastines y los grandes daneses.

La enfermedad del saco anal se trata eficazmente con remedios caseros. También es muy importante revisar y limpiar regularmente el ano de su perro porque la presencia de una enfermedad del saco anal puede tener efectos muy perjudiciales para su salud.

Causas de la enfermedad del saco anal

Las causas de la enfermedad del saco anal pueden variar de un perro a otro. Pueden ser genéticos o adquiridos por una lesión o infección. Algunas veces, los síntomas en el perro afectado pueden parecer leves, mientras que en otras ocasiones los sacos anales pueden volverse dolorosos o descargar mucha secreción y líquido.

Los sacos anales están compuestos por una única glándula sudorípara que se encuentra debajo de un bolsillo de piel. Esta glándula está formada por múltiples pliegues de tejido que parecen contener una gran cantidad de líquido. Estos pliegues se conocen como "caul". Si bien las glándulas anales son de tamaño pequeño, son grandes en número. Si alguna de las glándulas anales se daña o se rompe, un veterinario puede diagnosticar fácilmente esta afección.

Síntomas

El síntoma más común que notan los veterinarios y los dueños de mascotas es mucha secreción de las glándulas anales. Hay muchas razas que han demostrado ser propensas a esta enfermedad, y es importante consultar a un veterinario si esto ocurre.

La secreción puede ser espesa y blanca, marrón verdosa, marrón amarillenta o clara e inodoro. El tipo y la consistencia de la descarga pueden ayudar a los veterinarios a determinar la causa de esta afección.

Las causas de la enfermedad del saco anal incluyen:

Saco anal prolapsado

Ruptura del saco anal

Infección del saco anal

Inflamación e hinchazón del saco anal.

Es posible que la enfermedad del saco anal no muestre ningún síntoma. Si ocurre esta condición, el perro afectado puede realizar sus actividades diarias sin dificultad. También es posible tener esta afección y no tener ningún síntoma, o tener solo unos pocos.

La ubicación más común de esta afección es la parte inferior del cuerpo del perro. Esto puede causar un olor y también puede causar un problema cuando se trata de defecar.

Si hay una inflamación del saco anal, podría formar un tumor.

Diagnóstico

El saco anal roto, el saco anal prolapsado y el saco anal infectado pueden diagnosticarse fácilmente según los síntomas. Sin embargo, si el saco anal está inflamado o tiene otros problemas, como infecciones, se debe consultar a un veterinario antes de tomar decisiones importantes.

Tratamiento

Un veterinario podrá diagnosticar la enfermedad del saco anal en función de los síntomas que muestra el perro. Dependiendo de la afección, es posible que pueda tomárselo con calma o es posible que deba hacer algunos cambios en el estilo de vida. Éstos incluyen:

Reducir el ejercicio

Reducir el número de visitas al veterinario

Reducir o eliminar ciertos alimentos

Descansar de otras actividades diarias.

Es posible que algunos de estos no sean una posibilidad para el perro, por lo que tendrá que trabajar con el veterinario del perro y el consejo del veterinario.

Los veterinarios tratan la afección con una crema anestésica para adormecer el área. Algunas de las cremas también contienen antibióticos para tratar la infección. Es posible que los veterinarios necesiten extraer el saco anal para asegurarse de que el dolor y la incomodidad terminen.

Cuidando a tu perro

No existe una forma segura de prevenir la enfermedad del saco anal. Por lo general, es causada por una infección en el saco anal. Por lo tanto, no es necesario controlar los sacos anales del perro todos los días. Siempre que no haya una infección, debería poder ocuparse de sus asuntos y cuidar al perro.

Los perros con la afección también pueden necesitar que se revisen las heces para detectar una infección. Esto debe hacerse si nota algún comportamiento anormal, como aumento del apetito, diarrea o sangre en las heces. Si hay algún sangrado, podría ser una señal de que el perro necesita ser visto por un veterinario.

Si el saco anal está infectado, puede provocar dolor, por lo que algunos veterinarios pueden recomendar un analgésico además de la crema antibiótica. Si el veterinario ha extraído los sacos anales, debe aplicar la crema antibiótica hasta que las heridas hayan cicatrizado.

Tratamiento en el hogar

Si tiene un perro con enfermedad del saco anal, es posible que desee aplicar un ungüento antibiótico a diario. Algunos perros con la afección tienen más hinchazón que otros, por lo que es posible que desee usar la pomada con moderación. La pomada ayudará con el dolor y protegerá la piel alrededor del ano. Querrá aplicar la pomada solo alrededor del ano.

Si su perro ha tenido la visita de un veterinario, es posible que desee aplicar una crema antiséptica no irritante alrededor del ano para ayudar a reducir el sangrado. Si hay sangre en las heces, debe enjuagarlas con agua fría para reducir la sensación de ardor.

Otras opciones de tratamiento en el hogar incluyen:

Enjuague con agua fría

Aplicar compresas frías o bolsas de hielo.

Poner al perro en una habitación cálida

Rellenar el área con toallas

Si su perro se sometió a una cirugía para extirpar los sacos anales, querrá lavarle la espalda con agua tibia y jabón, y limpiar cualquier vendaje alrededor del ano. También querrá inspeccionar el área en busca de cortes o raspaduras.

Para lesiones externas o mordeduras, debe limpiar el área con un antiséptico y aplicar una pomada antibiótica, como Neosporin. Siempre que la herida no esté en carne viva o sangrando, querrá mantenerla limpia y estar atento a cualquier signo de infección.

Si su perro ha estado lamiendo u oliendo su propio ano, es posible que desee aplicar una solución antiséptica (como yodo o una solución a base de alcohol) en la herida, para ayudar a prevenir cualquier infección.


Ver el vídeo: Πρόστιμο 500 ευρώ για γάβγισμα σκύλου